Archivos de la categoría ‘Viva España’

EN TIERRA DE CAMPANARIOS (IV)

octubre 19, 2012

En cuanto hicieron pie en el interior del otrora castillo de la familia Capaldi fueron sorprendidos por una luz casi cegadora. Los carteles de neón se agolpaban en el interior de aquel complejo, y una multitud muy animada parecía disfrutar vivamente de aquellas relucientes instalaciones.

Decidieron entremezclarse con los allí presentes e, inesperadamente, Facun y sus escuderos fueron abordados por un tipo de traje y corbata con un puro en la mano.

- Me presento:  soy Joan Laputta, director del proyecto de embajada catalana en Eurovegas. Están ustedes presenciando la versión beta de tan magna empresa. Sólo nos falta llenarlo de putas para conseguir el plácet definitivo.

- ¡Pero no puede ser! Bajo este techo mi familia ha practicado exorcismos durante genereciones. ¡Es un ultraje! – exclamó Minaco.

Mientras presenciaba el rifirrafe entre Minaco y Laputta, Facun sintió que esa cara le resultaba familiar. Recordaba haberlo visto por televisión.  Al poco tuvo claro que se trataba de aquel celebérrimo playboy barceloní que se había visto implicado en una truculenta trama de la mafia culerda. Incluso recordó cómo un día subió, antorcha en mano, al castillo de Montjuic, acompañado por una legión de austracistas, reclamando barra libre de champagne en todo el Puerto Olímpico. En definitiva, un patriota muy a tener en cuenta.

- Muy a su pesar, señor…

- Minaco Capaldi – intercedió Minaco

- Señor Capaldi, como decía, muy a su pesar nos llevaremos la Sagrada Familia a Madrit. Ladrillo a ladrillo, o lo que quiera que sea esto. De esta manera conseguiremos dar visibilidad internacional a la opresión de la que somos víctimas por parte de los reyes de Castilla  y, al mismo tiempo, administraremos el mayor de los casinos de Eurovegas. Es un plan magistral.

Facun lo miró con una repentina cara de felicidad. Sabía que se encontraba frente a la clase de trilero que podría conseguirle los cromos que había venido a buscar. Iba por el buen camino.

Mientras se dirigían a una mesa con ruleta para probar fortuna, el tal Laputta comenzó una disertación sobre no se sabe qué país y unos campanarios. Decidieron darle unas monedas y dejarlo hablando solo. Se sentaron a la mesa y en el preciso instante en que Minaco apostaba al 13, un tipo embuchado en una sotana se sentó junto a ellos.

- Facun, soy el Socio. En cuanto he sabido de tu problema con los cromos, no he dudado en unirme a esta cruzada del mourinhismo. ¡Gloria y honor!

- ¿Y por qué vienes vestido de cura?

- Es lo más underground que he encontrado en el armario de mi padre. Bueno, eso y que, como líder espiritual del fansismo, me hace justicia.

- Resulta innegable, querido Socio – sentenció Facun.

Como era de esperar cuando el tipo de la sotana se sentó junto a la ruleta, ninguna de las apuestas dio resultados positivos. Ni siquiera la docena de intentonas al color que precedieron al momento en que se levantaron con cara de indignación de la mesa.

Probablemente ninguno de los que allí jugaban conocía los más que contrastados superpoderes del Socio, pero sin duda eso tampoco hubiera evitado que, ataviado en su sotana, comprobara cómo conseguía mantener su infalibilidad.

- Recientemente un par de madridistas de rancio abolengo han contratado mis servicios para que me ocupe de la remodelación del Barnabéu que pretende acometer Norman Foster. Que se vaya olvidando.

A pesar de que Facun sentía un gran interés por escuchar las siempre acertadas explicaciones del Socio, no pudo evitar desconectar al comprobar que, para su sorpresa, un sinfín de gatos se arremolinaba en torno a la figura de la sotana, mientras éste seguía explayándose en su pericia para casi todo tipo de trabajos. Movido por su natural curiosidad, Facun le inquirió acerca de la sinfonía de maullidos que estaban padeciendo en aquel templo de la diplomacia.

- Ah, no es nada. No te preocupes, resulta que ahora me persiguen los gatos negros. Se creen que les doy suerte, los hijos de mil putas. Me he convertido en una especie del flautisa de Hamelín de la providencia. This is Fans.

- La naturaleza es sabia, apreciado maestro – añadió Basilio.

Todavía conmocionado al ser testigo de esta perturbadora revelación acerca de los felinos, Facun levantó la cabeza y divisó, acercándose desde la entrada, a otro personaje a quien creía conocer: era DeSqueran. Armado con un periódico se dirigía con ritmo marcial hacia el grupúsculo, que todavía permanecía enzarzado discutiendo sobre las hazañas del Socio.

Al acercarse a este thin-tank itinerante del madridismo underground, desplegó el periódico, mostrando portada en formato sábana a doble página y, sostenido con su otra mano, un póster réplica de la portada anteriormente mencionada.

Todos los allí congregados pudieron apreciar con nitidez de qué se trataba. En la portada del periódico, sobre una foto a todo color de un eminente arquitecto, se exponían con crudeza unas durísimas declaraciones: “Estoy triste.”

DeSqueran miró fijamente al conducator del madridismo underground y le preguntó:

- ¿Es lo que sospecho?

Una mirada huidiza y un amago de sonrisa se sucedieron mientras el Socio se frotaba las manos. Finalmente clavó sus ojos en DeSqueran y le contestó:

- ¿Acaso lo dudas?

EN TIERRA DE CAMPANARIOS (III)

abril 28, 2012

Mientras Facun leía con detenimiento los periódicos en busca de alguna pista que recondujera sus investigaciones, Minaco y DeSqueran entablaron una animada conversación a cuenta del último partido contra los culerdos.

- Parecíamos barbudos alrededor de una fogata en Sierra Maestra, acechados por la hegemonía de un modelo que se apropió incluso del monopolio moral, y que despreciaba a cuantos intentaran jugar/existir en una ley diferente a la difundida por los evangelizadores -afirmó Minaco.

- Efectivamente, el debate no se organiza sólo en torno a Mourinho, sino a la idea de fútbol de Mourinho, y  sobretodo se sobreexcita cuando resulta que esa idea de fútbol pone en aprietos a la del Barça/España e incluso la bate. Por ahí muchos ya no pasan -sentenció DeSqueran.

- Demostremos nuestra amplitud de miras y demos la bienvenida a los que preferían ser paralíticos del señorío y del anacronismo antes que rebeldes agitados todavía por una noción de destino.

- Sí, al pensamiento único le sale siempre una resistencia cuyos miembros se reconocen entre ellos por un sexto sentido, como decía Monterroso de los enanos. Estamos solos y por tanto nos unimos por una mera cuestión de supervivencia. Mourinho le ha devuelto a los aficionados de una forma dramática el orgullo de ser madridistas.

Basilio, que andaba con la oreja pegada, deleitándose ante tanta sabiduría, no pudo reprimir dar la puntilla a semejante intercambio de impresiones:

- El mourinhismo es la ruptura ambiental, la huida del clima predominante. El talento para determinar el clima emotivo del deporte.

Ante las inefables revelaciones de las que estaba siendo testigo, Facun clavó la mirada en aquel trío de expertos que parecía tenerlo todo atado y bien atado. Buscó el guiño cómplice de alguno de ellos, y al no encontralo, sacó su móvil y llamó a su zorrita.

- Cariño, soy tu lobo. Las cosas por aquí no pueden pintar mejor. ¡Estamos confiantes!

Y colgó.  Sabía que su lacónico mensaje bastaría para que todos en su pueblo supieran de sus proezas en tierra de campanarios. Y antes de que le embargara la nostalgia, la voz de Minaco le despertó de su trance:

- Facun, necesitamos encontrar algún refugio donde escondernos y planear nuestros próximos movimientos. Sígueme.

Acompañados de Basilio llegaron a la Sagrada Familia. Minaco paró frente a la entrada y se dirigió al héroe de este relato:

- Mira, Facun, el castillo de mi familia, la dinastía Capaldi, dominadores del mundo desde el siglo IV antes de Megalol hasta la caída en desgracia del Padre Karras. Una historia demencial de la que ahora yo te hago partícipe.

- Gracias, Minaco, no esperaba menos de un mamarracho de tu categoría.

Basilio, atónito, comenzó a hacer palmas, señal inequívoca de quién sabe qué. En cualquier caso los tres se adentraron en el interior de aquella peculiar fortaleza. No había tiempo que perder.

EN TIERRA DE CAMPANARIOS (II)

abril 13, 2012

En cuanto puso pie en la ciudad condal Facun sintió buenas vibraciones. Imaginaba que los señores Minaco y Calambuco estaban ya al tanto del problema que le acuciaba, tras el mail que les había enviado durante el trayecto desde su pueblo, detallando con pelos y señales la rocambolesca historia de los cromos y la evidente cacería a todos los niveles que estaba sufriendo don José Mourinho.

No quería perder el tiempo, así que tomó un taxi a la puerta de la misma estación de autobuses. Al taxista le detalló la información que hacía rato tenía fotografiada mentalmente del mensaje que había recibido en su smartphone: “Centro de Estética Meritxell – Sabadell”. Lo conocía.

En un primer momento le escamó un lugar tan peculiar para quedar con aquellos dos detectives, pero el señor Minaco le inspiraba, de alguna manera, confianza.
No entraba en sus planes que finalmente dentro de aquel negocio estuvieran tumbados dos tipos sobre unos sillones reclinables. El primero tintándose el pelo de rojo; y el segundo leyendo las obras completas de un tal Capaldi. Y que, además, aquellos dos energúmenos fueran los que había venido a visitar desde tan lejos: Minaco y Calambuco.

Cuando Minaco se apercibió de que un chaval con una carpeta de cromos bajo el brazo y una camiseta de LQDM andaba con la mirada perdida por el salón de belleza, supo en seguida que se trataba de Facun. Le hizo un gesto con la mano y se incorporó, y a continuación se dirigió hacia él para abrazarle. Por fin se habían encontrado.

- Hola, tron, ¿qué tal tu padre? ¿Y tu madre?
- Bien, les hubiera gustado estar aquí contigo y con el señor Calambuco
- No es Calambuco, se trata de Basilio

Facun sintió de repente un pinchazo en el estómago. Notó cómo, sin previo aviso, se desmoronaba todo su proyecto. La baja de Calambuco suponía un serio revés a todas la esperanzas que había depositado en esta aventura donde tanto se encontraba en juego.

- ¿Pero qué ha pasado? No me puedo hacer a la idea de una pérdida de semejante calibre.
- Recibí una oferta irrechazable: lo cambié por un botijo y un Basilio. Hice el negocio de mi vida.
- En ese caso no se hable más: ¡¡Mou-Mou-Mou!!
- Vámonos

Salieron del local y Minaco desató la correa de un perro callejero que estaba amarrado a la puerta del negocio de belleza que dirigía su hermana.

- Es el sabueso de la empresa. Lo contrato por horas y responde al simpático nombre de Capaldi. Una vez encontró a Basilio en un descampado intentando hacer señales a los aviones que aterrizaban en El Prat. No te cuento más por el bien de tu salud mental.
Y dime, ¿has comprado ya la prensa de hoy? ¿Cómo va la guerra, nuestra guerra?
- Tienes razón, necesitamos toda la información que podamos conseguir.
- No te preocupes, mi buen amigo DeSqueran es quiosquero. Es un tipo muy informado. Intentaremos sonsacarle cuanto podamos.

Dentro del cubículo que hacía de quiosco encontraron a un tipo agazapado, rodeado por un sinfín de periódicos que parecían dibujar un anillo solar. Absorto en múltiples investigaciones, atento a cualquier detalle que pudiera ser pasado por alto por el común de los mortales, DeSqueran parecía encontrarse en su salsa.
Cuando advirtió que tres tipos muy raros lo estaban observando, se levantó de su silla y los miró fijamente.

- Hombre, Minaco, no te había reconocido. Pero si te lo tengo dicho, no vengas por aquí, ¡no te dejes intoxicar!
- Lo sé, lo hemos hablado en numerosas ocasiones. Pero esta vez es diferente. Dame el Sport y el Mundo Decapaldi.
- De acuerdo. Pero recuerda: toda precaución es poca. No lo olvides nunca.

EN TIERRA DE CAMPANARIOS (I)

abril 13, 2012

La suya era una historia de estajanovismo mutante y poliédrico, algo que le permitía hacer gala de su madridismo en buena lid y ante el asombro generalizado.

Tras más de una década coleccionando las emisiones de cromos Panini de la LFP, la llegada del nuevo entrenador del Madrid había provocado sobre el susodicho una reacción cercana al hechizo.

El año pasado ya lo consiguió, y éste no podía evitar repetirlo: convertir el álbum de Panini al completo en una obra diseñada escrupulosamente para dar rienda suelta al culto al querido líder. Situación inevitable si tenemos en cuenta que en el interior del cuaderno sólo había pegados cromos de Mou. De arriba a abajo y de izquierda a derecha. De atrás hacia delante y de principio a fin. No había hueco en aquel álbum que no fuera cubierto con el sonriente rostro de Mou.

Sin embargo esta temporada, por motivos que Facun no alcanzaba a comprender, apenas podía conseguir cromos de su admirado portugués. El álbum de la 2011/12 se había convertido en un páramo de hojas desnudas que desprendían una tristeza desoladora, un vacío que estaba convirtiendo su vida en un infierno diario.

Había probado de todo para conseguir completar su particular colección. Su conexión de banda ancha le permitía trabajarse con rapidez meteórica multitud de foros, ofreciendo sus tesoros a cambio de sus ansiadas estampitas con la efigie del nuevo faro que guiaba sus pasos por este mundo.
Incluso probó a llamar a Panini, subastando a su propia madre a cambio de la colección completa de Mous. Se lo denegaron. Probó con su zorrita. Tampoco hubo suerte.

Escamado por tantas desagradables coincidencias, decidió dar un cambio de rumbo radical a la metodología usada para conseguir más cromos. Necesitaba ayuda profesional.

Sospechaba desde hacía un tiempo –prácticamente desde el primer día que Mourinho llegó a Madrid- que existía un complot a nivel mundial para dañar el buen nombre del director técnico del mejor club de fútbol de la Historia. Sabía que tenía que pasar a la acción para poner fin a ese oscuro y malvado contubernio de intereses antimourinhistas.

Ni corto ni perezoso agarró el periódico y buscó los anuncios clasificados. Tras varios minutos de lectura minuciosa de publicidad de señoras putas de su pueblo y provincia, le llamó la atención un reclamo enmarcado en un gris claro, cuyo texto interior aparecía salpicado como por una especie de polvo de estrellas:

Minaco&Calambuco
PrivateEye Agency
Sabadell – Spain

Desde el primer instante en que leyó aquellos nombres supo que esos dos tipos, fueran quienes fueran, habían nacido para ayudarle en tamaña empresa. No tenía dudas.

Consciente de que podría ser su última oportunidad para cerrar esta angustiosa etapa de su vida, cogió sus ahorros, los de sus padres y la visa de su abuela, y enfiló hacia la estación de autobuses de la villa que le vio crecer, sabedor de que sin su cuaderno Panini completado su existencia se había convertido en una cárcel de sueños de la que necesitaba imperiosamente escapar.

Subió al bus a la hora esperada, y mientras su pueblo desaparecía lentamente en el horizonte, derramó una lágrima sobre sus gafas de sol, emocionado de sólo pensar que en unas pocas horas entraría, por fin, en tierra de campanarios.

Motivos para creer

diciembre 20, 2011

love is in the air

FREE SOCIALISTAHONRADO

noviembre 22, 2011

Pese al lento aleteo de las gaviotas peperas, que comienzan a ventilar una atmósfera cargada de veneno rojo, la tenebrosa sombra del zapaterismo continúa contaminando los más insospechados rincones de nuestro ancho mundo. Y uno de los damnificados de esa triste realidad soy yo. Sí, como os lo cuento.

Hace meses, inmerso en una pequeña trifulca dialéctica en twitter, fui víctima del socialismo traicionero de don Armando Marcos, quien optó por bloquearme en la que, probablemente, haya sido una de las decisiones más desafortunadas en su ya dilatado peregrinar por este valle de lágrimas.
Un error de concepto, la tragicómica interpretación de sus propios postulados, la perturbada lógica de un demente abonado al autoengaño desembocaron en un bloqueo criminal que dura hasta  este mismo momento, convirtiéndome inesperadamente en testigo privilegiado de una injusticia intolerable, de un ataque inmisericorde al mundo libre.

Desde aquel fatídico día nada ha vuelto a ser igual: don Armando se ha convertido en un tuitstar y su bloqueo no me deja más opción que retuitearlo de forma manual. En resumidas cuentas, un auténtico holocausto.

Por este motivo, y siendo consciente de que la delgada línea que separa civilización de barbarie puede comenzar a moverse mediante el simple uso de la opción bloqueo, me veo obligado a hacer un llamamiento a la desesperada para que don Armando reconsidere su postura. Quizá esta herida sin cicatrizar pueda derivar en un conflicto. Y los conflictos también pueden ser armados. Y nadie quiere que don Armando acabe siendo alcalde, evitemos más tragedias.

Si a lo citado anteriormente añadimos la imposibilidad manifiesta de comunicarme con don Armando a través de los cauces habituales, entenderéis que en esta situación límite no me quede otra alternativa que dirigirme a todos aquéllos que, imbuidos de un espíritu solidario ejemplar, quieran ayudarme a construir un mundo mejor. Hablad con él. Suplicad clemencia.

Tampoco me olvido de prevenir a todos esos bellacos que pretendan interpretar estas líneas como el merecido homenaje a quien emplea el mismo modus operandi que golfos y delincuentes: erráis con malicia. Yo sólo quiero volver a ser su amigo.

Pep, el andorrano

abril 30, 2011

Pep, líder de su país

Aquella noche podía volver a palparse la magia, la mística que rodeaba los grandes hitos logrados por un país que había sabido marcar su destino  a través de una larga lucha que duraba ya, dicen, desde que el mar Mediterráneo tenía agua.

Sobresaltados por los rumores de la victoria, los lugareños se arremolinaron a la entrada del país, esperando con ansiedad la llegada de sus héroes. Para animar la espera, como era costumbre, algunos comenzaron a agarrarse de las manos y a moverse, supuestamente bailando, para crear extrañas formas circulares que decoraban, casi sin querer, aquel campo de sueños  en que se había convertido el país más antiguo de la humanidad.

No muy lejos de allí, Pep levantaba su campamento, después de que sus tropas recuperaran fuerzas a base de batidos de composición secreta, para dirigirse por fin a casa. Tecleó en su GPS  ‘allí arriba, en la esquinita’ y prosiguió la travesía a lomos de su burro catalán, medio de transporte tradicional de la casta dirigente de su tribu.

Al llegar a la empalizada que separaba su país del mundo de las sombras, Pep pudo observar cómo las gentes allí reunidas entraban en un estado de sobreexcitación, como poseídos por el espíritu del famoso pensador y filósofo local,  Hristo Stoichkov, vanguardia intelectual y detentador de la esencias de la tradición de aquel país pequeñito.
De repente los allí congregados comenzaron a desceñir sus ropajes y, en cuclillas, empezaron a defecar sobre el terreno. Una ancestral tradición que pasaba de padres a hijos, representada simbólicamente por el caganer que esperaba la llegada del Mesías Pep a la Tierra Prometida.
Pep, rodeado de mierda, se dirigió a uno de los allí acuclillados y le dijo “Lázaro, levántate y anda”. El susodicho se levantó y anduvo.

Aplaudido por sus paisanos hizo entrada en su propio país. A salvo ya de cualquier contaminación externa, se adentró por una maraña de callejuelas que desembocaba en la plaza del pueblo, también conocida como Plaza Caídos por el 3%, nombre que recordaba la cruenta guerra civil acaecida entre distintas facciones de su tribu en su legendaria lucha por hacerse con el control del banco central.
En uno de los laterales de la plaza se encontraba el campanario del pueblo, conocido internacionalmente porque allí se colgó de los huevos a Pepe Rubianes y no lo bajaron hasta que se cagó en la puta España. Cuenta la leyenda que posteriormente se lo llevaron al Valle de los Caídos para volver a colgarlo de los huevos y lo dejaron allí cagándose en la puta España hasta el final de sus días.

Una vez alcanzada la puerta del campanario, Pep se descabalgó de su burro catalán y se dirigió, escaleras arriba,  hacia la azotea del edificio. Mientras subía, casi por arte de magia, comenzaron a repicar las campanas, mensaje en clave para que todo su país se reuniera en la Plaza del 3%.
Pep, ya arriba, asomó su calva por uno de los arcos del campanario y pudo apreciar cómo todo su país se agolpaba en la plaza del pueblo. Era el momento idóneo para recompensar a sus paisanos por todo el apoyo recibido, por todo ese cariño que recaía de manera inequívoca sobre él, el elegido para liberarlos del yugo que durante siglos los aprisionaba.

Abajo, en la plaza, sus paisanos comenzaron a percibir cómo un embriagador perfume iba calando como una lluvia fina entre la multitud. Pep, como era tradición, meaba colonia sobre todo su país. Era el éxtasis.
Era tal la alegría de su gente que Pep, guiado por el desenfreno, se giró y, dando la espalda a su pueblo y acuclillado, comenzó a cagar mermelada, que empezó a extenderse como lenguas de lava por toda la geografía de aquel país.

Pep, desnudo y extenuado tras este nuevo sacrificio, se incorporó y miró al cielo, que en aquella noche tan especial albergaba un manto de estrellas que parecían querer agruparse en líneas paralelas, como si pretendieran representar, casualmente, una bandera cuatribarrada. Pep, casi paralizado al contemplar semejante belleza estelar, inclinó su cabeza y pudo comprobar cómo sus paisanos seguían nadando en mermelada bajo el intenso aroma de su propia colonia. Embriagado de felicidad colectiva, decidió dirigirles unas últimas palabras de ánimo: “¡¡Viva España!! ¡¡Viva siempre!!”

Nazional-Culerdos

abril 26, 2011

Hay que reconocerlo, la final de la Copa del Rey de España de fútbol ha actuado como catalizador para desenmascarar, una vez más, la cantinflesca trama que une deporte y política en España desde que el nazionalismo catalán se apoderara de un club de fútbol como máxima expresión propagandística de su ser.

El binomio deporte-política ya fue suficientemente explotado en el siglo pasado, predominantemente por nazis y soviéticos. En la actualidad, la comunista China y el progresista F.C. Barcelona son los máximos exponentes de utilización del deporte como arma  propagandística para tratar de imponer una ideología.
A muchos puede sorprender que esta forma de hacer política, principalmente ligada a dictaduras, sea utilizada en una pequeña región de España. Pero si alguien se sorprende es porque no tiene ni idea de lo que realmente acontece en la zahúrda nazionalista catalana.

El nazionalismo catalán, en su escaso siglo de patética historia, ha estructurado su mensaje a través de un sinfín de mentiras cruzadas con un enfermizo complejo de inferioridad con todo lo relacionado con Madrid-Castilla-España. La idea es clara: generar odio. Un odio inextinguible, ya que su ‘lucha’ se basa en mitos, invenciones y miedos propagados por el ancho mundo con el fin de enrolar para su causa a fanáticos, ignorantes y tontos de kojones.

Nos encontramos claramente ante un trastorno mental fuera de toda duda, algo que ya ha sido clínicamente estudiado:

A través de la exageración o de la invención de historias o anécdotas, los mitómanos adoptan una posición que les hace parecer más importantes, afortunados, ricos o inteligentes.

La mitomanía, también conocida como pseudología fantástica, es un trastorno psicológico que consiste en mentir de forma patológica. Afecta a personas con un nivel de autoestima muy bajo, por lo que mienten para llamar la atención con sus invenciones sobre grandes gestas o dramas personales. Es un trastorno infrecuente que puede asociarse a otras patologías, como la psicopatía o el trastorno histriónico de la personalidad. El problema estriba en que no es habitual que los afectados busquen tratamiento psicológico, que requiere siempre la colaboración activa del paciente.

De hecho, como bien se encarga el nazional-culerdismo de propagar, el Barça es ‘más que un club’. Es decir, antes de empezar a jugar, los culerdos ya son más que los demás. Puro delirio de soberbia y prepotencia nazionalista.

Como bien he dicho antes, la mezcla de embustes unidos al complejo de inferioridad dan lugar a esta enfermedad nazionalista. El nazional-culerdismo, desnudo ante cualquier persona medianamente formada, sólo puede apelar al fanatismo de sus seguidores para conseguir mantener su estatus. .

Una vez que se ha instituido el odio como piedra angular de ese proyecto político, debe intentar perdurar en el tiempo del único modo que sabe: con más mentiras. La farsa nazionalista sabe perfectamente que no debe invocar la inteligencia y el raciocinio de sus seguidores, sino continuar con lo que siempre han hecho: insuflar odio. El objetivo es llevar el debate hacia la parte sentimental, obligar al seguidor nazionalista a rebuscar entre sus instintos más primarios para enfrentarse a un enemigo ficticio. Es decir, sacar a flote la animalidad que todo nazionalista lleva dentro.
De ahí, sin duda ninguna, viene el invento del burro catalán. Seguramente lo único acertado que el nazionalismo catalán ha hecho durante todos estos años: ¡¡identificarse con un burro!!

Por este motivo, y con la intención de evitar malentendidos y facilitar la comprensión, de aquí en adelante hablaremos de burrocatalanes o nazionalistas catalanes . Como cualquiera sabe, no todos los catalanes son nazionalistas, ni tampoco todos los catalanes son seguidores de la Far$a futbolística. Aunque ya le gustaría a esta chusma hacerlo obligatorio.

Para poder entender la cópula existente entre el FC Barcelona y la imaginaria nazión catalana o Burrocatalonia, debemos adentrarnos en varios aspectos clave de la farsa nazional-culerda:

1. Mentiras históricas

1.1 De la zahúrda nazionalista

Cataluña nunca ha sido una nación. Ni un país. Ni nada similar. El nazionalismo catalán es un invento de hace apenas un siglo. Una tomadura de pelo en toda regla. Cualquiera que haya leído al respecto sabe que es una mentira orquestada por unos pocos con el único fin de conseguir dinero y poder, nada más.

Iba a escribir un pedazo de tocho al respecto, pero un querido catalán me lo ha ahorrado:

En el colegio nos explicaban la historia de las cuatro barras, pintadas por el emperador franco con la sangre de Vilfredo el Velloso sobre un escudo o tela de color amarillo-dorado: así nació la Senyera. Los domingos por la mañana, bailaban sardanas en la plaza de la Iglesia y era una gozada ver juntos en un mismo círculo a abuelos y nietos cogidos de la mano.

En Navidad, hacíamos cagar el tió, y poníamos un caganer con barretina en el Belén. Así, disfrutábamos de una verdadera Navidad catalana como Dios manda.

En primavera, nos calzábamos las botas chirucas e íbamos al Pirineo, a disfrutar de nuestras montañas y cordilleras, de nuestra tierra.

Celebrábamos La Diada para no olvidar nuestra derrota como pueblo contra Felipe V y los españoles.

Somos un pueblo trabajador, con seny, diferente del resto. Tenemos La Caixa, el RACC, los Mossos d’Escuadra, y los Ferrocarriles Catalanes. ¿Qué más queremos? Pues volem, volem, volem… [canción-eslógan: “volem, volem, volem, volem la independència, volem, volem, volem, Països Catalans”: queremos la independencia, queremos Países Catalanes].

Pero la verdad no puede esconderse siempre. Te vas de Erasmus a Londres y descubres que existe vida más allá de nuestro pequeño planeta catalán. Que de trabajadores y con seny también hay en otras tierras. Que La Caixa no es tan importante en comparación con, por ejemplo, el Commercial Bank of China. Que sólo una ciudad como Shangai tiene 20 millones de personas (tres veces toda Cataluña).

Descubres la verdad: Que aquello de las cuatro barras de Guifé el Pilòs era sólo una leyenda, un mito, sin fundamento histórico: ni Guifé fue contemporáneo del rey franco, ni tampoco había uso de la heráldica en aquel siglo. Además, hasta la unión en Aragón, el emblema de los Condes de Barcelona fue la Cruz de Sant Jordi (la cruz roja de Gules sobre Plata).

Descubres que la sardana se la inventaron a finales del s. XIX. Fue un tal Pep Ventura, que tampoco se llamaba Pep sino José, nacido en Alcalá la Real, provincia de Jaén, e hijo de un oficial del ejército español. Se la inventaron porque no podía ser que la jota de Lérida o del Campo de Tarragona fuera baile “nacional”. Y tampoco lo podía ser el baile denominado L’Espanyolet. Por esto se inventaron la sardana a a finales del s. XIX: para crear una identidad nacional inexistente hasta entonces. La sardana, otro mito.

Descubres que en 1714 no hubo ninguna guerra catalano-española, que Cataluña no sufrió ninguna derrota bélica. Fue una guerra entre dos candidatos a la Corona de España, vacante desde la muerte de Carlos II sin descendencia: un candidato de la dinastía de los Borbones (de Francia) y otro de la de los Austria (de tierras germánicas). En todos los territorios de la Corona de España hubo austracistas y borbónicos, por ejemplo, Madrid, Alcalá y Toledo lucharon en el mismo lado que Barcelona. No fue en absoluto, como nos intentan vender, una guerra de secesión sino de sucesión: y ningún bando aspiró nunca a romper la unidad dinástica entre Castilla y Aragón, ni la separación de Cataluña. La Diada, otro mito.

Descubres que el caganer del Belén es una “tradición” que no se generaliza hasta el siglo XIX, como la sardana. Y el tió, otra milonga identitaria y absurda. La Navidad Catalana, otro mito.

Te das cuenta de que nos han tomado el pelo. No nos han educado sino adoctrinado. Que nos han alimentado sin darnos cuenta de una “ideología total”, que lo abarca todo: sirve de excusa para anteponer los derechos colectivos sobre los individuales y así pisotear los derechos de las personas, sirve de excusa para moldear la Historia al gusto de esa ideología, sirve de excusa para determinar qué está bien y qué está mal.

Te das cuenta de que nos han adoctrinado en mitos, leyendas, mentiras. Que han construido y falseado la realidad para fundamentar su ideología.

1.2 De la cuadra culerda

El Fútbol Club Barcelona siempre ha tratado de justificar sus derrotas con una mezcla de victimismo y soberbia.  De esta manera siempre se sobreentiende que sus derrotas nunca fueron por culpa propia. Para el nazional-culerdo es incomprensible que el Barcelona no gane.
Para el nazionalismo catalán Cataluña es el pueblo elegido, una especie de judíos pirados que viven al sur de los Pirineos. El seguidor del Barça también piensa que su club es el equipo elegido por los dioses para liderar el planeta fútbol. Todo lo que no sea eso será consecuencia de un complot de Franco-Aznar-los árbitros-y su reputísima madre, cuya consecuencia inmediata es la derrota sentimental y real de la nazión catalana. Algo, sin duda ninguna, intolerable.
Cualquier excusa es buena, basta con tamizarla adecuadamente a través de los distintos y numerosos tentáculos propagandísticos del nazional-culerdismo. Toda vale por disparatado que sea.

Bien, refresquemos la memoria a los más despistados: acabada la guerra civil, durante los primeros años de gobierno franquista, aquéllos en que la represión contra los vestigios del heroico bando de los matacuras y violamonjas fue mayor, los resultados de la liga española fueron los siguientes:

¡Hola, Franco!

Franco y los culerdos: una historia de amor

Temporada 1939/40

Campeón de Liga: Atlético de Aviación
Campeón de Copa: C.D. Español

Temporada 1940/41

Campeón de Liga: Atlético de Aviación.
Campeón de Copa: Valencia

Temporada 1941/42

Campeón de Liga: Valencia
Campeón de Copa: F.C. Barcelona

Temporada 1942/43

Campeón de Liga: Athletic Club.
Campeón de Copa: Athletic Club.

Temporada 1943/44

Campeón de Liga: Valencia
Campeón de Copa: Athletic Club

Temporada 1944/45

Campeón de Liga: F.C. Barcelona
Campeón de Copa: Athletic Club

Temporada 1945/46

Campeón de Liga: Sevilla
Campeón de Copa: Real Madrid

Temporada 1946/47

Campeón de Liga: Valencia
Campeón de Copa: Real Madrid

Temporada 1947/48

Campeón de Liga: F.C. Barcelona
Campeón de Copa: Sevilla

Temporada 1948/49

Campeón de Liga: F.C. Barcelona
Campeón de Copa: Valencia

Temporada 1949/50

Campeón de Liga: Atlético de Madrid
Campeón de Copa: Athletic Club

Temporada 1950/51

Campeón de Liga: Atlético de Madrid
Campeón de Copa: F.C. Barcelona

Temporada 1951/52

Campeón de Liga: F.C. Barcelona
Campeón de Copa: F.C. Barcelona

Temporada 1952/53

Campeón de Liga: F.C. Barcelona
Campeón de Copa: F.C. Barcelona

Temporada 1953/54

Campeón de Liga: REAL MADRID
Campeón de Copa: Valencia

Pero ahí no queda la cosa:

el Barça ganó más copas del Generalísimo durante la Dictadura que nadie, el Madrid apoyó a la Familia Real en el exilio de Lausana y la Barcelona republicana negó el pan y la sal al Madrid de 1936.

Franco recibe la primera medalla de oro del Fútbol, Club Barcelona en 1971 tras la inauguración del Palau Blaugrana y del Palau de Gel, financiados por el Estado con 42 millones de pesetas a fondo perdido. En 1974, el presidente Agustín Montal impone la segunda medalla de oro del club al primer culé de España,dada su condición de Jefe de Estado, con motivo del 75 aniversario de su fundación.

La Copa del Generalísimo echa a rodar en plena Guerra Civil, 1938, y concluye con la muerte del general en 1975. Durante el franquismo y/o bajo la dictadura, el Barcelona es el equipo que conquista más copas del Generalísimo: 9 trofeos. Curiosamente, el Athletic de Bilbao, otra entidad que tiene como timbre de gloria el nacionalismo de su cantera , obtiene 9 galardones.

Sí, amigüitos, mientras don Santiago Bernabéu ponía la cara para que se la partiera el régimen franquista allá por 1956, es decir, en pleno franquismo, los adalides de las libertades, del progreso, de la democracia… es decir, los culerdos, entregaban a un Franco moribundo la medalla de honor del club en 1971. Y para demostrarnos que no estamos equivocados, en 1974, con un régimen agonizante, le concedieron una segunda medalla. En fin: ¡viva Franco! ¡Viva siempre!

2. El Barça, equipo nazional

J. Pujol, payaso mayor del circo nazional-culerdo

La confluencia del nazionalismo y el culerdismo ha terminado provocando un delirio fantasioso y alucinógeno entre la grey burrocatalana. La invención de una nazión por arte de birlibirloque conlleva la necesidad de creación de una épica, de una gestas sobre las que sentirse orgulloso, sobre las que asentar un discurso triunfalista, en definitiva, el reemplazo a batallas no ganadas, a guerras no luchadas, a conquistas nunca alcanzadas. Aquí es donde el papel del F.C. Barcelona es fundamental: sus victorias son los triunfos de la nazión catalana.

El antiguo presidente nazionalista de la Generalidad, Jordi Pujol, de los Pujol de toda la vida, no deja lugar a dudas:

“Catalunya no tiene una selección de fútbol, pero el equipo nacional de Catalunya es el Barça”. El Barcelona es, a falta de selecciones oficiales, el “equipo nacional de Catalunya” por su “identificación total” con la identidad, cultura e intereses catalanes.

Pujol, el presidente catalán más longevo, explicó en el programa ‘La nit al lloro’ de Barça TV que el vínculo entre el club blaugrana y Catalunya es “total”.

Debemos pararnos aquí para reconocer que estos comentarios, compartidos inequívocamente por absolutamente todo el conglomerado nazional-culerdo, son absolutamente nazis. Implican la negación de la existencia de todo aquél que no sea seguidor del Barça. Existe un único sentimiento, una única unidad de destino, una única nazión. La disidencia supone la conversión en apátrida. No hay lugar para el diferente, sólo existen los ‘nuestros’. Los demás no son más que figurantes de relleno en un cuadro para el que nadie los ha llamado.

De hecho, el nazional-culerdismo se ha apropiado de la bandera regional catalana como símbolo distintivo, de manera totalmente excluyente: el que no es del Barça, no es catalán. El régiment totalitario que pergeña el nazionalismo actual utiliza esta identificación como base de su proyección internacional. Pura propaganda .

Como derivada de todo esto, lógicamente, si el Barça es tu equipo nazional, España no puede ser tu equipo nacional. Ése es el mensaje. Política y deporte colaborando en la creación de una realidad paralela, de un universo nazional-culerdo, donde quien reniegue de esta farsa es tachado de enemigo inmediatamente. Y no de enemigo cualquiera, sino de enemigo nazional. La chusma nazional-culerda denomina en su peculiar jerga a esta gente como ‘fachas’.

Y para muestra, un botón.

Y si alguien no ha acabado todavía de captar el concepto, qué mejor que reproducir las palabras de Piqué tras el partido R. Madrid-Barça que precedió a la final de copa, donde este brillante jugador de la selección española de fútbol refleja claramente el nivel de paranoia que se vive en el mátrix burrocatalán:

“¡Españolitos, ahora os vamos a ganar la Copa de vuestro Rey”

3. Lenguaje nazional-culerdo

La doctrina nazional-culerda tiene muy claro que la propaganda es un medio fundamental para conseguir sus objetivos: deformar la realidad es imprescindible para que esta farsa se perpetúe en el tiempo.


A pesar de la dificultad que entraña intentar desenmarañar esta ciénaga de clichés y lugares comunes de la retórica nazional-culerda, voy a intentar hacerlo de manera muy sencilla, como ejemplo que puede ser reproducido exponencialmente según interese a la escoria dirigente.
Bien, hagamos lo siguiente, cojamos de la zahúrda nazionalista estos términos: caspa, rancio, moderno. Y de la cuadra culerda los siguientes: humildad, respeto, prepotente. Ahora atribuyamos esos adjetivos a la persona o cosa que queramos. Y repitámoslo hasta el infinito, hasta que al mencionar ese adjetivo lo relacionemos de forma refleja, unívoca e inequívoca con la persona o cosa predeterminada. Además, debemos dotar a esos adjetivos de categoría de exclusividad hacia esas personas o cosas, es decir, esos atributos no pueden recaer sobre nadie más, con la cicatera intención de que sus antónimos recaigan en el opuesto a la persona o cosa predeterminada.
En otras palabras: caspa-España, rancio-España, moderno-Cataluña; humilde-Barça, respeto-Barça, prepotente-RMadrid. Ahora crucemos a nazionalistas y culerdos: caspa-RMadrid, rancio-RMadrid, moderno-Barça; humilde-Cataluña, respeto-Cataluña, prepotente-España.
Y ahora añadamos otras palabras clave en esta farsa: imperialista, solidario, fascista, chulo, … Y a partir de aquí ya podemos quemar banderas españolas, pitar al himno español, prohibir el idioma español en Cataluña, asaltar sedes de partidos disidentes, prohibir los toros y, por supuesto, después hacernos las víctimas. Así de sencillo. Sólo hace falta tener la infraestructura propagandística necesaria. Y esa infraestructura existe. Subvencionada, sí, pero operativa al 100%.

4. Prensa nazional-culerda. Cuadernos de guerra


Heil Barça!

Luis Mascaró, un Goebbels con gafas

Si hay algo que distingue a la prensa nazional-culerda es su uniformidad, su homogeneidad. Parece como si la inmensa mayoría de los periodistas fueran intercambiables. Nadie notaría la diferencia. Además de por eso, se caracterizan por haber perdido hace tiempo el sentido de la vergüenza. Y de la decencia. Se han convertido en una especie de pirados fanáticos que están dispuestos a escribir lo que sea con tal de ‘ayudar’ a la nazión catalana y al Barça.

Las referencias hacia el grado de chaladura de la prensa nazional-culerda serían interminables, por eso me voy a centrar en la final de Copa del pasado miércoles.

Para poder comprender la situación prebélica que rodeaba a ese partido, debemos hacer referencia a un artículo de Luis Mascaró, columnista del diario Sport, diario de tirada nacional -no sólo nazional- escrito en español -¡viva España!¡Viva siempre!-:

La final de hoy no es una final de Copa cualquiera. Es la final de Copa más importante que ha jugado el Barça en toda su historia. Ninguno de los 25 títulos conseguidos hasta ahora por el club blaugrana en los 109 años de competición han tenido tanta trascendencia deportiva y mediática como el que va a tener éste. Porque esta noche hay en juego mucho más que un trofeo. Se dirime la supremacía de un estilo, de un modo de entender el fútbol. Y, especialmente, un modelo de comportamiento dentro y fuera del campo. El Barça debe ganar esta Copa para aumentar su palmarés, para que el proyecto de Guardiola sea todavía más triunfal, para asegurarse el doblete y encaminarse hacia el triplete, para dejar al Madrid en blanco… Pero, sobre todo, para evitar que gane Mourinho, para evitar que gane la crispación, la caverna mediática, la manipulación, la mentira. La final de esta noche es la batalla final entre el bien y el mal. Entre la educación y la mezquindad. Entre el amor y el odio. Por eso, el Barça no nos puede fallar.

Una victoria blaugrana significaría, desde el punto de vista estrictamente deportivo, el triunfo de la excelencia futbolística, representada por jugadores formados en la cantera, con ADN culé, con un modelo basado en el buen trato del balón y la ambición ofensiva. El espectáculo en estado puro. El Barça ha dignificado el fútbol con las aportaciones que Guardiola ha realizado al estilo de Michels, Cruyff o Rijkaard. Pero también con el arte que imponen especialistas de este estilo como Xavi, Iniesta o Messi. La antítesis de lo que representa, en estos momentos, la propuesta que ofrece el Madrid de Mourinho. Los blancos apuestan por un fútbol ruín, defensivo, basado en el patadón a seguir, el choque y las jugadas a balón parado. Un fútbol en el que predomina la fuerza física sobre la técnica. Donde gana el que es más fuerte, más alto y más rápido, no el que es más bueno. Mourinho ha desvirtuado el fútbol hasta convertirlo en una guerra de guerrillas que se inicia en las ruedas de prensa y que no se acaba nunca. Un fútbol que busca la complicidad del entorno para desestabilizar al rival, por lo civil o por lo criminal. Y eso es lo que debe evitar el Barça con su victoria. Una victoria clara, rotunda, indiscutible.

No me quiero ni imaginar lo que significaría un Madrid campeón con Mourinho, Cristiano Ronaldo y las huestes cavernarias cabalgando por Cibeles. Nos intentarían inocular por vía intravenosa la doctrina del `nacional madridismo¿ que ellos defienden con esa vehemencia tan propia de los talibanes. Una doctrina que no rehuye el enfrentamiento y que aboga por la zafiedad y las malas maneras. Que esta doctrina se viera recompensada con una victoria en la final de la Copa sería el peor favor que se le podría hacer al fútbol. Y al sentido común.

Como se puede apreciar, más que un artículo deportivo, parece un editorial del Völkischer Beobachter, la obra de un pirado para quien el deporte es un brazo más de la política.

Y el Barça perdió. Y de esta forma, un sentimiento, una nazión, una forma de entender la vida, una forma de ser y blablablá, volvieron a ser derrotados públicamente. Un auténtico holocausto.

Y tras la derrota, las secuelas de la batalla, un auténtico mátrix donde la propaganda nazional-culerda intenta sumergirnos  en un laberinto con una única salida: el Barça, más que un club, una forma de jugar, de ser, siempre gana. Su derrota sería la de la nazión catalana, y eso es imposible.
La mezcla de victimismo, mala baba, mentiras, medias verdades, soberbia y cara dura se convierte en supuesto escudo protector de la doctrina nazional-culerda.

“Este Barça es tan grande que puede permitirse el lujo de perder una final y seguir siendo el mejor equipo del mundo (…) el Barça debe demostrar por qué es el equipo más admirado del mundo”

J. Vehils, Sport, 21/04/11

“Undiano Mallenco llegó tarde con sus tarjetas. Si hubiera querido, Pepe hubiera durado en el campo lo que dura un libro en casa de Sergio Ramos (…) Su técnico le ordenó que pegara a todo lo que se moviera a su alrededor. Y así hizo (…) Pepe andaba suelto y era peligroso”

Sport, 21/04/11

“Pepe – Nota del partido: 5. Característica: enloquecido. (…) repartió como un ventilador. Tuvo una ocasión, en un cabezazo al palo. Tras el gol enloqueció un poco más”

Sport, 21/04/11

“El tocapelotas de Mourinho se llevó la Copa. (…) No pasa nada por mucho que los de la caverna mediática empiecen a sacar pecho (…) que Mourinho vuelva a sacar pecho y a relucir su prepotencia con esta victoria (…) No hay color entre uno y otro equipo, ni en juego, ni en filosofía ni en la madre que parió a uno y a otro (…) No pasa nada (…) aunque se trate de una Copa que se les debería caer la cara de vergüenza si al final el ‘Pep’ Team les deja tirados en la cuneta de la Copa de Europa, tal y como parece que así ocurrirá”

J.L. Carazo, Sport, 21/04/11

“Sonaba el ‘Qué será, será’ de la película de Hitchcock ‘El hombre que sabía demasiado’ justo antes de que banderas con el águila franquista y la pitada de la afición azulgrana saludaran el himno español”

S. Solé, Mundo Deportivo, 21/04/11

“El fútbol es fútbol y no ‘patada a seguir’”

Migueli, ex-jugador FCB, 23/04/11

“En la derrota también somos campeones”

S. Rosell, presidente FCB, 22/04/11

“El KO en la final de la Copa del Rey sólo es una derrota (…) Que ningún talibán de la caverna mediática diga que este proyecto blaugrana se ha acabado”

L. Mascaró, Sport, 21/04/11

Creo que estas afirmaciones, siendo ya conscientes del modus operandi de la chusma nazional-culerda, se comentan por sí mismas. El grado de locura es evidente.

Conclusión

Todos los hechos objetivos apuntan a que los nazional-culerdos son más españoles que el porrompompero. Siendo esto inequívocamente así, su grado de locura sólo puede ir a más, no tiene solución. Únicamente los triunfos del Barça pueden mitigar su desazón por ser españoles. Sí, por patético que parezca, es realmente así. Infantiles y ridículos a partes iguales, son conscientes de que si esta farsa se acaba, también ellos desaparecerán.

María Antonia, estamos contigo

abril 13, 2009

NOTITIA CRIMINIS

marzo 30, 2009

republicainmobiliaria

Ayer ya enlacé a este blog, pero hoy que he acabado de leérmelo entero, he decidido que se merece una entrada completa. El blog es la rehostia.

Al acabar de leerlo uno se da cuenta de que ha estado paseándose por un país en el que el latrocinio de lo público es lo habitual y donde el ladrillo se ha convertido en la varita mágica de la corrupción. Un país que aparece gustosamente fraccionado en dos: los que trincan y los que miran para otro lado.

Una trama en la que demasiada gente termina formando parte del mismo gremio, convirtiéndose en colegas de fechorías, siempre dispuestos a socorrerse en cualquier nuevo ‘negocio’, siempre prestos a engrasar un sistema al que acabarán exprimiendo hasta el último céntimo de Euro.
Y jalonando este lupanar de corrupción, todo tipo de personajes que son el reflejo de la putrefacción que recorre España de punta a cabo: alcaldes corruptísimos, secretarios de alcaldes devenidos en empresarios de alto copete, fiscales que parecen abogados defensores, banqueros pluriempleados en empresas privadas a las cuales financian, políticos mamoneando y trincando a discreción, constructores de cámara, sicarios que garantizan la omertá, familiares, allegados y testaferros varios, … En definitiva, toda una fauna que garantiza que la corrupción se convierta en España en algo tan typical como la playa o los toros.

Bueno, pues eso, que no dejéis de leerlo. Aunque parezca difícil a estas alturas, os asombraréis.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.